La verdad sobre los 3 tipos de emprendedores

Autor: Jacqui Pretty, haz clic aquí para ver el artículo original

Imagínate este escenario: te inscribes para un programa de coaching de negocios.

Tu coach te insiste profundamente en la búsqueda de la pasión detrás de tu negocio. Te abre los ojos a nuevas posibilidades y un sinfín de horizontes. Construye tu confianza diciéndote la diferencia que podrías hacer en este mundo y tus habilidades para impactar a la gente que te rodea.

Te das cuenta que has estado jugando sin arriesgarte.

Necesitas algo más grande, recoger un nuevo público y alcanzar nuevos mercados. Tienes un mensaje importante que el mundo necesita oír, y no vas a detenerte hasta que te oigan.

Después de seis meses de trabajar 14 horas al día, siete días a la semana, te encuentras con el balance de tu cuenta de banco.

No puede ser, piensas, mientras vez el número en tu balance.

Estas ganando lo mismo que  ganabas hace seis meses. Ves tu lista y a pesar de que tienes más suscriptores, la diferencia casi ni se nota. Ves el tráfico de tu página web y eso tampoco ha subido mucho.

Comienzas a pensar en estos últimos seis meses, has dejado de ver a tus amigos y a tu familia.

Has querido irte de viaje, pero lo sigues postergando mes tras mes. Y esos intereses personales? Sabes, aprender a tocar un instrumento o ir al gimnasio? Los has puesto a un lado como todo lo demás.

Entonces te preguntas, “Como es que no tengo nada para demostrar lo duro que he trabajado estos últimos meses?”

Te das cuenta que te has alejado de lo que quieres

Cuando comenzaste un negocio, que querías?

Renunciar a tu empleo?

Tener más tiempo para seguir tu pasión?

Ver el mundo?

REPORT THIS AD

Tener valor y tomar las riendas de tu vida?

Aun asi, te das cuenta que no tienes ninguna libertad. Tu negocio, el vehículo que pensaste que te iba a dar emancipación laboral, se ha convertido en un motor que necesita constantemente más y más gasolina.

En vez de estar aventurando por Nueva Zelanda, montando un camello en Egipto, o comiendo croissants en Francia, estás trabajando con tus propias manos, sudor, y lágrimas en tu negocio.

Si ya tenías tu modelo de negocio establecido antes del momento que decidiste cambiar el mundo, puede que hasta estés sintiendo que estas yendo para atrás en vez de avanzar.

Has tenido un flujo constante de clientes, que son referidos por otros clientes satisfechos. Claro, no estas ganando una fortuna, pero suficiente para ser independiente, manejar tu propio tiempo, y tienes la libertad de trabajar desde donde quieras.

Para mantener el negocio, no necesitaste una gran lista de contactos  o una súper presencia en redes sociales, porque ellos te encontraron a través de recomendaciones y así no  tenías que preocuparte de nada más.

Comienzas a pensar, “será que todo este trabajo ha sido en vano?”

El problema no es que tu curso de coaching de negocios este mal. El consejo que te dieron es probablemente el mejor consejo para este mundo que va cambiando rápidamente. Es importante causar un impacto, construir un público, y convertirte en un líder.

El problema es que, tal vez, ese consejo no era el adecuado para ti.

Los tres tipos de emprendedores
Según John Warrilow, autor de Built to Sell, estos son los tres tipos de emprendedores

  • El escalador de montañas
  • El guerrero de libertad
  • El artesano

Av Siena, Edificio MDX
Oficina 317, La Primavera, Cumbaya
Telef: +593 999 726 906
Email: info@bsimple.org
Quito, Ecuador

 

BE SIMPLE © 2022. All Rights Reserved.